casting, casting actriz

Mi hija


Julia es una mujer de cuarenta y tantos años que aparenta tener más edad por culpa de la adicciones y alcoholismo que ha sufrido hasta la fecha. Está en la Terminal de llegadas del aeropuerto sosteniendo un papel en el que pone, escrito a mano: “Marta”.

JULIA:  (A una señora que tiene al lado) Yo también estoy esperando a mi hija. Viene en ese avión. (Explica el motivo de su cartel) No la he visto nunca. Bueno, cuando nació, claro. Me ha enviado alguna foto, me las envió la semana pasada, pero no estoy segura de reconocerla cuando salga por ahí, cambiamos tanto al natural. Yo no le he sabido enviar ninguna foto, no me aclaro mucho con estos aparatos de hoy, soy de otra generación. Antes no teníamos tantas facilidades de comunicación. Antes, un hombre te decía: “Voy a por tabaco” y no lo volvías a ver. Su padre hizo eso, fue a por tabaco cuando me quedé embarazada de ella. Me dijo: “No tardaré”. Y no lo volví a ver. Eran otros tiempos. Ha sido ella que ha querido conocerme. Me buscó. Es la edad, supongo, quiere poner en orden su vida. Tiene un novio muy guapo, en una de las fotos sale con él. Creo que me ha perdonado. No, no es que hiciera nada malo, hice lo que tenía que hacer en ese momento, lo que habría hecho cualquier buena madre: ahora tiene un futuro. Es médico, ¿sabe?, en un hospital, qué responsabilidad, médico, mi pequeña es un médico. Son buena gente, los médicos. A mí me han curado, les debo mucho. Su novio es médico también. Cuánto médico… Y el padre de su novio es un doctor famoso. Son familia de médicos. Gente de mucho dinero. Pero el dinero no es lo primero. Hay cosas más importantes que el dinero. En la foto se les ve muy juntos, él la coge así, por detrás, abrazándola, y ella le mira y se sonríen. Apuesto a que se acaban casando algún día. La foto no miente, se les ve enamorados. Igual viene a decirme que se casa. Si, igual es eso. Y igual… quiere que vaya a la boda… y que conozca a su familia. Sí querrá que conozca a su familia y que… ellos me conozcan… a mí… A mí. (Refiriéndose al panel de llegadas) Ahí pone 11:30, ¿verdad? El vuelo llega a las 11:30. Uh, aún falta mucho. Son las 11. Voy a salir un rato. Voy a fumar un rato afuera. ¿Me lo sujeta, por favor? No tardaré. Gracias…

Anuncios