Blog, Cosas de castings

¿Qué es un casting?


Aunque todos sabemos perfectamente qué es un casting, creo que puede ser interesante que nos acerquemos, por un momento, a la definición de casting teniendo en cuenta, esta vez, su finalidad, su objetivo, ya que esto podría darnos las claves para saber cuál es la mejor manera de afrontar un casting y evitar así cometer errores fatales en lo sucesivo.

Vamos, pues, con ella.

Desde el punto de vista del actor/actriz, un casting es aquella actuación dramática mediante la cual un aspirante muestra sus habilidades a un director que necesita contratar un actor/actriz. Desde el punto de vista del director/productor, un casting es la convocatoria de actores que efectúa un empresario del espectáculo con el fin de encontrar al actor idóneo para cubrir una plaza vacante.

Mirando por encima las dos definiciones, se ve fácilmente que un casting es, básicamente un encuentro entre dos partes, un aspirante y un director, que se lleva a cabo por la necesidad que ambas partes tienen de la otra. El aspirante necesita un trabajo y el director necesita un trabajador. Y cada uno de ellas ofrece al otro lo que el otro busca. Solemos considerar que el director está en una posición de ventaja respecto al aspirante por un motivo desequilibrante: porque el aspirante, en realidad, ya ha encontrado el trabajo que buscaba mientras el director sigue inmerso en la búsqueda por encontrar un trabajador. Por esto y también porque la ley de la oferta y la demanda actúa implacablemente (en un mundo con más producciones teatrales/cinematográficas que actores/actrices, sin duda los castings serían algo así como una convocatoria que organizaría un actor/actriz para elegir la producción más apropiada para él).

Ciertamente, cuesta imaginar una fila de productores esperando, a la puerta de un actor/actriz, compitiendo por ofrecerle el puesto de trabajo más atractivo. Pero sería así, seguro. El hecho, no obstante es que, en el mundo real, existen muchos más actores/actrices que producciones y, como parece que no va a cambiar la cosa, nos centraremos solamente en el primero de los panoramas. El casting es, pues: la prueba que el director organiza para encontrar al candidato perfecto. ¿Cuáles son los dos aspectos fundamentales que deberá tener en cuenta el aspirante? La necesidad y la competencia. El casting surge de una necesidad que tiene el director (esto da ventaja al aspirante), pero, para obtener el mejor resultado, lo organiza de manera competitiva (esto se la quita). Si hay mucha competencia de actores pero no hay trabajo, el casting no tiene sentido. Si para un trabajo no hay competencia, el peor actor conseguirá el trabajo. Y el casting no tiene sentido. Lo que proporciona sentido al casting es la necesidad y la competencia. Y también la dificultad. Y sin duda lo convierte en una disciplina actoral apasionante que el aspirante puede aprender a perfeccionar con el tiempo.

En sucesivos posts iremos hablando de los aspectos y decisiones que pueden llevar a un aspirante a hacer el casting ideal, lo cual equivale a decir: el casting que le proporcione el trabajo que quiere.

Leer: ¿Qué texto elegir para un casting?

Anuncios